miércoles, 2 de julio de 2014

La Edad de Oro del Software Español en el C64: Dinamic (y II)

Concluyo aquí mi repaso a algunos de los lanzamientos de Dinamic para nuestra panera durante la Edad de Oro del Software Español:

Navy Moves (1988)
¡Hombre al agua! Y así todo el rato...
La segunda parte del Army Moves fue un proyecto en el que Dinamic puso toda la carne en el asador, cuidando desde su portada de Luis Royo (con ese pseudo-Schwarzenegger sacado de Commando) al empaquetado del producto... pero la dificultad de su primera fase echó atrás a muchos. Como a mi. Confieso que no he podido superar más que unas pocas boyas montado en la lancha, así que poco puedo comentar de este juego, frustrante como él solo. Por lo que he leído, el resto es más asequible, pero no creo que llegue a comprobarlo más que con vidas infinitas, y como soy muy reacio a usar trucos...


After the War (1989)
Te voy a partir el diodenarl, ¡fistro!
Beat'em up postapocalíptico de buenos gráficos (especialmente los decorados) y efectos sonoros, al que para variar pierde su dificultad y unos movimientos del protagonista ciertamente ortopédicos (me recuerdan un poco a los de Chiquito de la Calzada). Debemos abrirnos paso por una Nueva York devastado por una guerra, golpeando con puñetazos y patadas a todo cachas que se nos cruce. Cada vez que nos maten deberemos comenzar la fase desde el principio y matar de nuevo a los mismos enemigos, lo cual frustra bastante y quita las ganas de volver a cargarlo.



A.M.C. (Astro Marine Corps) (1989)
Buscando pastillas para curar la hepatitis
desesperadamente...
Arcade de acción lateral en el que manejamos a una especie de marine espacial que debe matar a todo bicho viviente con que se cruce, disparando una especie de cheetos que tienen la curiosa propiedad de rodar por el suelo. A priori no parece muy complicado, pero tiene algunos detalles que lo dificultan, como un límite de tiempo para hacer cada sección que no se renueva cuando morimos y volvemos a empezar desde el principio, o la imposibilidad de pasar algún punto si nos quedamos sin granadas, por ejemplo. Gráficamente es simple (la versión para CPC es bastante mejor) aunque con un suave scroll, y la  calmada música no pega mucho con la temática.

Narco Police (1990)
Lo mejor de Narco Police es su original punto de vista de
la acción.
Desarrollado por el equipo uruguayo Iron Byte, prometía mucho pero por desgracia no colmó las expectativas, en parte por su lentitud y por... exacto, su elevada dificultad. Pertenecemos a un comando especial de la policía que debe entrar, armado hasta los dientes y con el más sofisticado equipamiento tecnológico, en un centro de producción de estupefacientes para destruirlo. Se puede considerar un precursor de los FPS modernos, pero si los momentos de acción se desarrollaran a la velocidad normal (y pudiésemos ver los proyectiles que disparamos), sería más jugable. Una pena porque su envoltorio de gráficos y sonidos tenía calidad.

Para superar esta pantalla hay que echarle... huevos.
Megaphoenix (1991)
El penúltimo título de Dinamic para el C64 fue un clásico arcade matamarcianos, conversión modernizada del Phoenix para recreativas de 1980 de Taito, una juego estilo Space Invaders. Gráficamente muy cuidado y con buenos movimientos y efectos de sonido, cuenta con una melodía de los geniales Maniacs of Noise en su menú (la misma del menú del After the War). No es excesivamente difícil, esta vez supieron calibrar este aspecto correctamente, y contamos con power-ups (p.ej.: cañones adicionales) y un escudo para volvernos indestructibles temporalmente. Quizás peca de repetitivo tras superar varias pantallas (como la mayoría de juegos "de navecitas"), pero es muy recomendable.


Hammer Boy (1991)
Hammer Boy se ha hecho fuerte en el fuerte. Olvidadlo...
El último juego que Dinamic lanzó para los 8 bits fue un divertido arcade al más puro estilo hand-held o recreativa en el que tenemos que defender de los invasores un fuerte vaquero, un barco pirata y un castillo, martillo en ristre. Con gráficos y músicas correctas, movimientos limitados (izquierda, derecha y fuego para destruir bombas o repeler ataques), su jugabilidad es muy alta si os gustan los juegos simples para echar unas partiditas de unos pocos minutos. Una vez lo cargues y comiences a jugar, te quedarás enganchado un buen rato tratando de evitar que los enemigos invadan por tierra y bombardeen por aire tu plaza.


Hasta aquí mi repaso a Dinamic. Como veréis, se han quedado fuera títulos como Phantis, Turbo Girl o Satán, pero no pretendo hacer un repaso exhaustivo de todos los lanzamientos de cada compañía y he preferido centrarme en los que más conozco y a los que más he jugado.

Y tú, ¿qué opinas de estos juegos? Espero vuestros comentarios...


Salu2, Paco.