lunes, 22 de mayo de 2017

Crónica de Retrópolis Valencia 2017 (20/05)

Cartel del evento.
Este sábado 20 de mayo se celebró en la UPV de Valencia el segundo Retrópolis Valencia y como nos pilla cerca, nos volvimos a acercar. Es el 4º evento de temática clásica que se celebra en esta Universidad en los últimos tiempos, durante un par de años se realizó Valencia Va de Retro y actualmente tenemos este Retrópolis. El estar organizado por el personal docente del centro hace que la divulgación tenga un papel muy importante (de ahí que sea un evento especial), pero también hay espacios dedicados al comercio de material clásico y no tan clásico, algunos expositores y una zona de juego con abundantes máquinas para entretenerse.
Emulador de Game&Watch.

Como decía anteriormente, la parte de divulgación de la informática, lúdica o no, estuvo muy presente a lo largo de todo el evento. Aparte de la tradicional visita guiada por el Museo de la Informática de la facultad, a lo largo de todo el día se celebraron numerosas e interesantes conferencias (José Tejada sobre la música de los videojuegos, MSX: El gigante japonés o Retrobytes y su Space Moves), aunque por desgracia únicamente pudimos asistir a la de la AUIC y Daniel Celemín sobre las peripecias de la "concepción" del sello de La Abadía del Crimen que recientemente ha lanzado Correos a instancias de dicha asociación. Aunque la historia la conocíamos por la web de la AUIC, resulta muy interesante conocer de su propia voz  el proceso de petición a la FNMT, las restricciones que imponen para el diseño, las alternativas propuestas y curiosidades como esa tinta termocrómica o lo que vendrá, como cartas con el diseño de La Abadía.
Conferencia sobre el sello de La Abadía del Crimen.
A lo largo de la semana pasada la organización del evento propuso, a través de Twitter, que los usuarios conversasen sobre la representación de la mujer en los videojuegos con el hashtag #donesenvideojocs, y posteriormente esos tuits se comentarían en una charla realizada el jueves 18. Esta actividad estaba acompañada de una exposición de carátulas de videojuegos españoles (Turbo Girl, Lorna, Sabrina o Space Moves) que ocupaba una de las paredes de la entrada del evento. Viendo varios de los tuits machistas emitidos con ese hashtag, es evidente que aunque avanzamos, aún queda mucho por cambiar en este mundillo y en la sociedad en general. Un experimiento muy clarificador.
Exposición de carteles de videojuegos con mujeres como protagonistas.

Por otro lado, una de las aulas estaba dedicada a la promoción de juegos nuevos actuales (algunos presumo que creados por gente de o cercana a la universidad) y de la oferta formativa de la facultad referente a la creación de videojuegos. Uno de los juegos que probé fue Eternum, una especie de spin-off o secuela de Ghost and Goblins en la que un anciano Sir Arthur debe recolectar una serie de cofres a lo largo de varias pantallas. En realidad este juego lleva unos años en el mercado, pero actualmente están mejorando sus gráficos.

Stand de uno de los juegos nuevos mostrados en Retrópolis.
Hablando ya de los expositores, en esta edición había menos que en el anterior Retrópolis o en los Valencia Va de Retro, y uno de los pasillos en los que tradicionalmente había varios stands, esta vez estaba desocupado. Así, teníamos a la gente de Amstrad Eterno, que tenían varios CPCs dispuestos para que la gente jugara a varios juegos, entre ellos el divertido arcade Outlaws de Retrobytes que acabamos llevándonos a casa, y también pude hablar con Albert y Atila sobre el evento Amstrad Eterno, la Enciclopedia Homebrew o los juegos de Retrobytes. Junto a ellos estaba Zona Fi, entusiastas de las aventuras conversacionales, y en otra estancia se hallaba el stand de Videojuegos por Alimentos.
Stand de Amstrad Eterno.

Respecto a la zona de juego, este año habilitaron en una de las aulas unas 27 máquinas entre consolas, Raspberrys, microordenadores y recreativas, entre ellas el Death came from Verminest de Locomalito en la que se realizó uno de los torneos del evento. Con una cantidad de aparatos tan grande era difícil aburrirse y siempre había alguno libre en el que echar unas cuantas partidas.
Death came from Verminest de Locomalito.
En cuanto al tradicional mercadillo de material clásico, bueno, ya os imaginaréis lo que había. Muchos puestos, algunos precios inflados (mirad la foto de más abajo y alguna de la galería) y más material de consolas que de ordenadores, aunque me llevé una grata sorpresa al encontrar un puesto que tenía varios títulos de C64 en caja de cartón, entre ellos algunos de los que tuve en su día (y que aún conservo). Es una lástima que evento tras evento tengamos que ver precios elevados (respecto a lo que se ve por internet y que suelen bajar a medida que se acerca la hora del cierre), aunque entiendo que ponerle remedio debe ser una cuestión complicada.





NES Classic Mini por 129€.
Y hasta aquí la crónica de un evento que se consolida como referente en esta zona, y que espero que dure muchos años más, ya que la mezcla de divulgación y entretenimiento le confieren un atractivo especial que otros eventos generalistas no tienen.
Zona de juego.

El resto de fotos las tenéis aquí.


Salu2, Paco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario