domingo, 20 de marzo de 2016

Sagas de cine en la panera: RoboCop

  1. Servir al bien común
  2. Proteger al inocente
  3. Preservar la ley
  4. No oponerse ni atacar a directivos de la OCP
(Directivas primarias de RoboCop)

Anuncio británico de RoboCop.
Carátula de la versión cartucho de RoboCop 2.
Carátula de la versión cartucho de RoboCop 3.
Allá por 1987, el estreno de RoboCop en cines fue un éxito tanto de taquilla como de crítica, algo nada sencillo teniendo en cuenta que para muchos básicamente era una simple película futurista de acción. Pero debajo de los disparos, las explosiones y sus masivas dosis de violencia gratuita, había críticas al capitalismo (por la privatización de la seguridad ciudadana o esas faraónicas obras en Detroit), el poder de las grandes corporaciones, la corrupción que parece inherente a todo poder político, o los medios de comunicación. El argumento muy resumido del filme: en un futuro no muy lejano, el policía de Detroit Alex J. Murphy queda gravemente herido en un tiroteo y es convertido por la perversa corporación OCP en un cyborg policía llamado RoboCop que combatirá de manera implacable el crimen organizado que asola la ciudad, acabando por revelarse contra sus corruptos creadores.

De las tres películas de la saga se hicieron 3 juegos, que siguieron de alguna manera la calidad de los largometrajes, siendo el primero mejor que los siguientes, aunque ningun título es un mal juego. Veamos...

RoboCop (Ocean, 1989)
Pantalla de inicio del juego.
Los vecinos atacan a RoboCop.
Esto no se resuelve exactamente como en la peli...
¿Este se ha escapado del Target Renegade?
El primer título basado en RoboCop fue todo un bombazo comercial de Ocean y el inicio de una licencia cinematográfica que explotaron con cada nueva parte. Es un arcade que intercala fases de disparos en scroll lateral (lo que ahora llaman "run and gun") con otras de disparo con mirilla y algún puzle. Este juego tiene algunos aspectos en común con el arcade de Data East de 1988, pero no es exactamente una conversión. Contamos con una sola vida, un límite de tiempo en cada fase y una barra de energía que podremos reponer cogiendo las botellas marcadas con una P. También podremos coger power-ups que incrementen nuestra potencia de tiro. En la versión C64 RoboCop puede saltar, cosa que en otras versiones no puede hacer. El desarrollo del juego es bastante fiel al de la peli y varias escenas clave están presentes, llegando a poder enfrentarnos al ED-209 o a Dick Jones en las últimas fases.

Técnicamente es muy buen juego, con unas músicas y efectos (digitalizaciones incluidas como ese "RoboCop") brillantes y unos detallados personajes en alta resolución. Un detalle curioso es que las balas se vuelven del color del carácter del decorado por el que pasan. Por desgracia, la edición que Ocean sacó a la venta contenía algunos bugs en las fases finales que hacían que los decorados se visualizaran como una gran pared de caóticos caracteres, pero afortunadamente la gente de Nostalgia lo arregló el año pasado y lanzó una versión sin bugs que podéis bajaros desde aquí.

RoboCop 2 (Ocean, 1990)
Menú del juego.
Briefing antes de comenzar un nivel.
Cuidado con el agua o nos oxidaremos...
RoboCop y La Fábrica de Chocolate.
La segunda parte de RoboCop tiene un estilo diferente que también adquirió la tercera. Si RoboCop es puro arcade de disparos, RoboCop 2 es un colorista (para que luego digan de la paleta del C64) y consolero juego de plataformas en el que tenemos que realizar misiones como destruir probetas de droga "Nuke" que aparecía en la película, detener a malosos con cierta tendencia a suicidarse lanzándose desde plataformas, o rescatar a rehenes. El protagonista tiene una característica que complica su control, y es una molesta inercia, justificada en el manual del juego porque RoboCop pesa mucho y claro, cuando echa a andar luego le cuesta frenar... Esta inercia (que sólo está presente en este título de la saga) nos costará más de una vida. Si en una fase no logramos cumplir los objetivos mínimos, nos mandarán a una galería de tiro en la que deberemos eliminar enemigos y destruir "Nukes" con una mirilla.

RoboCop 2 fue lanzado pensando en la fallida consola C64GS y se nota en sus menús, en su llamativo colorido, en el diseño de personajes y decorados (más cuadriculados que en la primera parte), y sobre todo en su desarrollo, que incluye subfases ocultas al estilo Super Mario y que poco tiene que ver con la película de la que toma el título. Parece un juego de plataformas que hubiesen reciclado aprovechando el estreno de la película. No es un mal juego, aunque la inercia del protagonista lo lastra en el apartado del control, y da un poco la sensación de ser un juego en el que RoboCop es un pegote.


RoboCop 3 (Ocean, 1992)
Presentación de RoboCop 3.
Roberation Wolf... Operation Robot... en fin...
En el taller.
Qué manía con hacernos saltar "charcos"...
RoboCop 3 es una mala película a la que no salva ni el mejor robot-ninja, pero su adaptación al videojuego (al menos para 8 bits) no lo es tanto. La tercera entrega, lanzada también en cartucho, tiene un fallo similar al Navy Moves: la mecánica de la primera fase puede tirar hacia atrás a muchos jugadores que nunca llegarán a ver el resto del juego. Por fortuna no es insalvable (más bien repetitiva), y a partir de las siguientes la cosa es algo más sencilla, al cambiar a un plataformeo similar al de la parte 2, pero esta vez sin inercia, aunque con un protagonista leeeeeento... cosa que en el fondo lo hace más realista. Al menos volvemos a tener power-ups que nos proporcionarán armas como una pistola láser, misiles guiados o un lanzallamas, y en algunas fases incluso podremos usar un jetpack a lo Boba Fett, como en la peli.

Este título, sin ser un gran juego, resulta entretenido una vez pasado el aburrido trámite de la primera fase, y es más fiel a la película que su predecesor. Esta vez los gráficos son sobrios y no tan coloridos, más acordes con lo que se ve en los filmes. Destacan sus músicas, un trabajo impresionante del gran Jeroen Tel, que esta vez sí suenan in game. El control a partir de la fase 2 es mejorable en cuanto al disparo, ya que los tiros diagonales o estando agachado no se han implementado de la forma más intuitiva.

Las adaptaciones para Commodore 64 de las 3 películas clásicas del agente Alex J. Murphy aka RoboCop fueron juegos de un alto nivel técnico, tal y como nos tenía acostumbrada la gente de Ocean, pero de una similitud con los largometrajes de los que cogían el nombre algo dispar. Aún así son juegos que vale la pena jugar para ponernos en la piel del cyborg más famoso del cine de acción.


Salu2, Paco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario