domingo, 31 de enero de 2016

Recreativa low cost


Si queréis tener una máquina recreativa en casa tenéis varias opciones: comprar una de segunda mano con o sin necesidad de restauración, comprar una nueva ya montada o en kit, hacerla desde cero (es lo que hice hace unos cuatro años y que documenté en mi otro blog), o aprovechar un mueble viejo como armazón y meterle las piezas necesarias para que la recre sea operativa. Excepto la última opción, el resto requiere de un desembolso económico que puede ir desde unos pocos cientos de euros a varios miles, dependiendo de cuán complicada y bonita la queramos. Pero si no queréis o podéis gastaros mucho dinero y tampoco le dais mucha importancia a la cuestión estética, reciclar un mueble viejo es una solución muy barata que además os ahorrará bastante tiempo en la fabricación del mueble.

Es lo que hice yo este otoño, y así, como regalo de navidad para los hijos de mi pareja (y para nosotros los adultos, qué leches), aproveché una vieja cómoda infantil a la que ya no dábamos uso en casa, para construir una recre tipo cocktail, al estilo, por ejemplo, de la que albergaba el mítico Tehkan World Cup en el que gasté un buen puñado de monedas de crío. El coste de los materiales que he tenido que comprar ha sido de poco más de 100€, ya que cosas como el monitor, los gamepads, la regleta, el metacrilato o las artes ya los teníamos por casa. Os explico cómo lo hice...

El material
- Mueble: cómoda de unos 80x55x110cm.
- Monitor viejo Samtron de 15".
- Adaptador de HDMI a VGA.
- Raspberry Pi 2.
- Tarjeta SD de 32GB.
- 2 viejos gamepads con un mismo cable USB.
- Kit de mandos y botones de arcade: 2 mandos tipo bate, 16 botones de disparo, 2 botones pequeños de servicio y 2 botones 1-2 jugadores.
- Altavoces pc económicos.
- Teclado USB.
- 1 regleta eléctrica con toma de tierra.
- Placa de metacrilato de 50x50cm.
- Vinilos sobrantes de otra recreativa de Street Fighter II.
- Tornillos varios.
- Cable eléctrico de 1,5.
- Interruptor estilo retro.
- Imanes de cierre para armarios.
- Bridas.

El mueble
Primero practiqué los agujeros para colocar el monitor, los 2 mandos arcade y todos los botones, el hueco para pasar el cable de alimentación y el agujero del interruptor de encendido. A continuación le quité el suelo y parte del fondo a los 2 primeros cajones para que cupiera el monitor y los uní con maderas. El tercer cajón alberga la Raspberry, el teclado, los 2 gamepads y los altavoces. El cuarto cajón lo usamos para guardar cargadores varios y tablets. El monitor está protegido por un rectángulo de metacrilato. También le puse una tapa al panel de control para que fuese más fácil acceder a él en caso de avería en algún microinterruptor o componente. Tanto esta tapa como los dos cajones superiores llevan unos imanes para facilitar su cierre.

La electrónica
Muy sencilla, ya que no lleva marquesina ni elementos que requieran cableados complejos: una regleta modificada para que se encienda y apague directamente desde un interruptor en un lateral del mueble en lugar de hacerlo desde su propio botón. Al encenderla se enciende el monitor, la Raspberry y con ella los altavoces.

Panel de control
Aproveché un par de gamepads que comparten cable USB. En cada pulsador que iba a usar soldé un par de cables que van a cada interruptor del mando o de un botón. Como los mandos sólo usan un cable USB, me ahorro un hub al conectarlo todo directamente a la Raspberry (recordad que queremos una recre barata barata).

Hardware
Raspberry Pi 2. Para emular la mayoría de arcades de los 80 y principios de los 90 no necesitáis más potencia. Y casi que os diría que cualquier modelo de Raspberry os serviría, incluso la última Zero. Eso sí, en algunos juegos (Super Sidekicks de SNK, por ejemplo) notaréis cierta ralentización, pero bueno.

Software
Retropie es una solución sencilla de configurar y usar, un bonito frontend que permite emular tanto arcades por MAME como microordenadores (nuestro amado C64, ZX Spectrum, CPC, MSX, Amiga, Atari ST, etc) y videoconsolas (NES, Master System, Megadrive, SNES, etc). Al iniciarlo por primera vez, si detecta los gamepads o mandos conectados, nos preguntará por las direcciones y botones usados para moverse por la interfaz. Esto puede ser modificado posteriormente. Desde el interfaz también podemos expandir la partición del sistema, cambiar la salida de audio al jack, configurar el overclocking o algunos emuladores. El emulador MAME que lleva requiere del romset 37b5 que se puede "adquirir" de manera sencilla en la red.

Artes
Esto es lo más secundario, tan secundario que aproveché retales, alguna impresión defectuosa (las de Ryu y Blanka) y en general material sobrante de mi otra recre para proteger el mueble bajo los mandos y botones, ponerle un marco al metacrilato y decorar un poco el mueble al estilo del viejo Street Fighter II que tan locos nos vuelve a todos en casa. Y el aspecto es al menos resultón, creo.

Bueno, espero que os haya gustado y sobre todo que os animéis a haceros algo parecido si estáis locos por tener una recre en casa y tenéis algún mueble que podáis aprovechar para el proyecto.


Salu2, Paco.

4 comentarios:

  1. Ha quedado genial! yo intento hacer un bartop usando un portatil cutre. Iba a hacerlo con un solo mando pero creo que es un error, mejor poner dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovechar un portátil es buena idea también. Y mejor 2 mandos, doble diversión, vale la pena ;-)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Edu, viniendo de un monstruo del soldador como tú es todo un halago ;-)

      Eliminar