domingo, 27 de septiembre de 2015

Juegos de fútbol en el C64

De críos, tanto mi hermano como yo éramos muy futboleros, y siempre estábamos ansiosos por probar nuevos juegos de este deporte. Casualmente, el primer juego que disfrutamos en nuestro C64 fue el mítico International Soccer, que nos tuvo mucho tiempo pegados a los joysticks. Luego vinieron unos cuántos más: Emilio Butragueño ¡Fútbol!, Super Cup, Microprose Soccer, Soccer Rivals, Italy 90 Soccer, World Cup Sega Soccer, Manchester United Europe, Euro Football Champ o el pack Soccer Stars, que incluía un decepcionante Kick Off 2 o el brillante Emlyn Hughes International Soccer.

De todos estos juegos, los que realmente nos gustaron tanto como para volver a jugarlos una y otra vez fueron unos pocos. En esta entrada comentaré ese puñado de títulos. Ahí vamos...
Carátulas de los 4 títulos.

International Soccer (Commodore Business Machines, 1983) 
El primero. El mito. El juego que muchos de los primeros usuarios de la panera tuvimos, ya que venía junto con el ordenador en formato cartucho. Un juego con perspectiva lateral en el que únicamente podemos elegir el color de los uniformes, el modo 1 ó 2 jugadores y/o un nivel de dificultad entre 1 y 9. Ni modo torneo, ni liga. Nada. Sólo partidos amistosos individuales. Y con todas esas limitaciones, no deja de ser uno de los juegos más alabados y estimados en su género, que ha visto pasar tras él decenas de títulos que en absoluto se han tan siquiera acercado a su calidad.

A pesar de su simpleza gráfica, este International Soccer de Andrew Spencer es muy jugable, y uno se adapta al control enseguida. El balón siempre va pegado a los pies, y cuando lo recibimos de cabeza podremos controlarlo a toquecitos por unos segundos, algo bastante gracioso, a la Maradona. Los porteros se lanzan de forma automática, aunque podemos elegir con el disparo el momento de la parada, y realizan unas palomitas impresionantes. Al final del partido -200 segundos por parte- una chica vestida de gala entregará al capitán del equipo ganador una enorme copa, momento que el público celebrará. Un detalle técnico a destacar es la gran cantidad de sprites de jugadores mostrados simultáneamente, señal de que Spencer dominaba la multiplexación bastante bien ya en 1983. Aparte de ese suave scroll. En el apartado sonoro, no tenemos músicas pero sí efectos en los lances y el rugido de la afición con cada gol.

Este título creó escuela, y su influencia se puede ver en otros juegos como los Match Day, el Emlyn Hughes del que os hablaré más adelante, e incluso me atrevería a decir que en la saga Super Sidekicks de SNK. Además, se aprovechó el "motor" del juego para crear otro gran juego de baloncesto como International Basketball (no se calentaban mucho el tarro poniendo nombres, esto sí).


Microprose Soccer (Microprose Software, 1988) 
Sin duda, mi juego de fútbol favorito de todos los tiempos. De perspectiva cenital, este "Microsoccer" (como lo llamábamos en casa) guarda similitudes con Tekhan World Cup y Fighting Soccer de SNK. Un juego de estilo arcade que combinaba la sencillez de manejo con muchas opciones y modos de juego que alargan su vida. En MS podemos jugar amistosos, Copas del Mundo, liguillas y un modo Challenge en el que nos tenemos que enfrentar a todas las selecciones del juego desde la más débil (Omán, ese país de fuerte tradición futbolística) a la más fuerte (Brasil). Las opciones nos permiten desde cambiar el modo color/blanco-negro (muy útil en monitores monocromo), la duración de los partidos o el grado de banana power, el efecto que le podemos dar al balón al chutar, muy bien implementado. Y si queremos ver las espectaculares repeticiones de los goles, un asombroso detalle técnico con su rebobinado estilo VHS, su "R" en una esquina y su cámara lenta al entrar el balón por la puerta. Ah, y el clima. Porque en MS puede llover durante un partido, y los jugadores patinarán de forma muy cómica al lanzarse a por un balón. Es algo que nos dejó boquiabiertos la primera vez que lo vimos. Un efecto muy bien logrado.

El punto más fuerte del juego, en mi opinión, es el modo Copa del Mundo. Se juega en la modalidad de los mundiales de México 86 o Italia 90, es decir, 24 equipos divididos en 6 grupos y pasan a la fase de eliminatoria la primera y segunda selección de cada grupo más los 4 mejores terceros. Los cruces son los reales y podemos contar tanto goles como resultados a favor y en contra, con lo que podemos revivir la sensación que teníamos cuando, en el Mundial, la selección llegaba al tercer partido de la fase de liguilla sin la clasificación asegurada y había que tirar de calculadora para adivinar los posibles cruces (ganando me cruzo con Brasil, pero empatando me enfrento a USA, etc). Todo esto, aderezado con una música realmente lograda y que transmite intriga y tensión, hace que la inmersión sea grande.

Microprose Soccer es un juego sobresaliente en cada uno de los apartados, incluido el sonoro con unas pegadizas músicas estilo polka del maestro Martin Galway, y el gráfico, con todos los detalles comentados antes y un uso intensivo de los sprites en alta resolución. Bueno, todo esto es respecto al juego de fútbol 11, porque en la misma cinta o disco venía un juego de fútbol sala a 6 estilo americano que comparte motor con aquél pero que se juega en un recinto acristalado, con rebotes y fueras de juego, y que es bastante más difícil que su hermano de fútbol 11. Dos juegazos en uno creados curiosamente por el equipo que posteriormente crearía la mítica saga Sensible Soccer.

Emlyn Hughes International Soccer (Audiogenic, 1988) 
Emlyn Hughes fue un famoso -al menos en su tierra- futbolista británico que triunfó en el Liverpool en los 60 y 70, y al que la compañía Audiogenic dedicó el videojuego del que os hablaré a continuación. A primera vista y hablando estrictamente del simulador de fútbol en si, EHIS parece un clon del International Soccer del que os hablé antes, pero cuando nos ponemos a los mandos nos damos cuenta que sí, es un clon, pero hipervitaminado. Me explico: aunque la perspectiva, los sprites de los jugadores y algunas mecánicas sean similares, funciones como poder hacer tackles (lanzarse al suelo para quitarle el balón a un rival) y taconazos, poder seleccionar la fuerza y altura de nuestros chuts, la inercia de jugadores y balón, poder cambiar manualmente nuestro jugador seleccionado, los letreros con el nombre del jugador que lleva el balón, los cánticos de la afición, la inclusión de faltas y penaltis o la celebración de los goles, hacen de este juego algo muy diferente y mucho más rico y realista que su predecesor. Y más complicado de controlar, por contra.

En cuanto a las opciones, si en la pantalla principal movemos el puntero hasta el borde superior, veremos unos menús desplegables con gran cantidad de opciones. Es otra de las ventajas y problemas del juego, que la cantidad de opciones es tal que puede llegar a abrumar al jugador casual que simplemente quiere echarse una partidita contra la máquina o un campeonato. Dejando de lado opciones para configurar el juego (colores, niveles de juego, duración de partido de hasta ¡90 minutos!, funciones del simulador, grabar o cargar partidas, etc), el punto fuerte del juego son las competiciones (liga, copa y campeonato). Aquí es donde el jugador más "pro" disfrutará como un enano seleccionando sus alineaciones, cambiando características de jugadores o gestionando su nivel de fatiga para que rindan al 100% en cada partido. Estas opciones hacen que el juego te mantenga enganchado mucho más tiempo que cualquier arcade.

He de confesar que este Emlyn Hughes, si bien en su día me gustó en su apartado simulador, siempre me echó un poco para atrás por su gran cantidad de opciones. Por entonces el tema de la gestión de plantillas no me llamaba mucho, aunque posteriormente en la "era PC" me enganché a los primeros PC Fútbol, pero eso es otra historia... En su momento fue un título de culto y a día de hoy aún cuenta con una legión de seguidores en todo el mundo. El cetro por el rey del balompié pixelado en nuestra panera está muy disputado entre este título y Microprose Soccer.

Gazza II (Empire Software, 1990)
Ahora es cuando algunos se me echarán encima y me dirán "Paco, ¿cómo te puede podía gustar esto?". Pues ya veis, este juego venía en el pack Soccer Stars que os comentaba antes, y a pesar de ser un juego de gráficos feos y parco en opciones para el año en que fue lanzado, en su día me tuvo enganchado durante una buena temporada al joystick (al del C64, que en aquella época estaba en plena pubertad y... olvidadlo). Quizás fuese por el carisma del controvertido futbolista o el papel que hizo su selección en el Mundial de Italia 90 (semifinalistas) liderada por el también carismático Lineker, o probablemente porque era uno de los pocos juegos que adoptaba esa perspectiva lateral lejana.

Como decía antes, las opciones son escasas, aunque algunas son curiosas por pocas veces vistas en juegos de este estilo en los 8 bits, como la selección de idioma, de táctica de los equipos contendientes, fuerza del viento o material del terreno de juego. En Gazza II sólo podemos jugar partidos amistosos, nada de copas, ligas o similares. Y partidos entre selecciones internacionales (Inglaterra y unas pocas más). Eso sí, al menos los nombres de los jugadores son los reales. Hablando ya del simulador, los sprites de los jugadores son pequeños y están muy pixelados. La mecánica es muy arcade y hay faltas y penaltis, pero la detección de colisiones no funciona todo lo bien que debiera y abundan los piscinazos. El balón siempre va pegado al pie (a veces delante, a veces detrás, o incluso encima del jugador que lo lleva) y al chutar podemos elegir la fuerza del disparo gracias a una barra de energía, aunque el juego no siempre nos hace caso... Durante el juego veremos el nombre del jugador que lleva el balón, igual que sucedía en Emlyn Hughes.


La verdad es que, al volver a rejugarlo hoy, lo encuentro un juego peor que cuando lo descubrí, pero aún así entretenido, si se compara con juegos de perspectiva similar para el Commodore. Merece la pena probarlo para poder ponernos por un rato en la piel de Gascoine, Lineker, Vialli, Völler y otras estrellas del fútbol de finales de los 90.



Y vosotros, ¿también érais futboleros? ¿Qué juegos de fútbol os gustaban más?


Salu2, Paco.

6 comentarios:

  1. Aunque se hicieron bastantes juegos de futbol para el c64, ninguno me caló de verdad y salvo el International Soccer, por ser uno de mis primeros juegos, y el Microprose Soccer, el mejor aunque flojo en varios aspectos, le dediqué mas tiempo al Futbol Manager y sus variantes.
    Muy buena entrada ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bieno!!! Tuvimos un montón de juegos, pero ya ves que poquitos potables. De hecho, de los 4 que pongo, el último es regulero, pero bueno, está porque le cogí cariño en su día. Mi hermano en su día se enganchó al Manchester United Europe, que tenía una parte de gestión interesante, pero un simulador terrible.

      Eliminar
  2. El International Soccer creo que no usa multiplexación. Hay 7 jugadores en pantalla que son sprites expandidos, y otro más para el balón, no?

    A mí me falta el Match Day II, que es mi preferido y al que metí (y meto) innumerables horas. Soy consciente de que es un juego que suscita amor y odio a partes iguales. Para mí su lentitud (si uno es capaz de asumirla) permite la elaboración de jugadas, centros y remates de cabeza apasionantes, sobre todo jugando en modo cooperativo. Prefiero mil veces trenzar jugadas en el MDII a pesar de sus defectos, que el juego tipo arcade de MS aunque reconozco que este último está muy bien.

    Veo que no has querido hacer daño con el Emilio Butragueño...casi mejor! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm ahora me haces dudar sobre los sprites del IS, pero diría que no están expandidos. Están muy pixelados, pero tanto como para ser 2x2... Bueno, si nos lee algún experto, que nos saque de dudas ;-)
      Esto de los juegos es algo subjetivo, y entiendo que te guste más la lentitud del MD2. A mi me desespera, me gusta más el rollo arcade y rápido en los juegos de fútbol, pero es cierto que si quieres hacer jugadas bonitas y elaboradas, los MD son ideales.
      El Butragueño lo revisé por encima en un post sobre juegos de Topo hace meses y no me desagrada. Es un clon del Tekhan muy simple y con muchos bugs, pero a dobles es muy divertido. En su momento le dimos bastante en casa. Creo que llegamos a prohibirnos marcar con el truco de chutar desde el centro del campo XDDDDD

      Eliminar
    2. http://otroblogsobreelc64.blogspot.com.es/2014/08/la-edad-de-oro-del-software-espanol-en.html?m=1 Aquí está el post del Butragueño ;-)

      Eliminar
    3. Yep, que tienes razón, Unknown, son sprites expandidos verticalmente. He hecho una snapshot del juego con Vice, luego la he cargado en SpritePad y efectivamente me salen los sprites del jugador como 1x1, pero al expandirlo verticalmente queda como en el juego. Voy a corregirlo en el artículo ;-)

      Eliminar