domingo, 2 de marzo de 2014

Ghostbusters (Activision, 1984)

El pasado 24 de febrero falleció Harold Ramis, actor, guionista y director de cine conocido principalmente por protagonizar Los Cazafantasmas en 1984 y dirigir comedias como Atrapado en el tiempo o Una terapia peligrosa. Desde aquí quiero rendirle un humilde homenaje haciendo una review al juego de Los Cazafantasmas que publicó Activision (lustros antes de forrarse con los Guitar Hero) en 1984.
Carátula del juego.
 Ghostbusters es una especie de simulador de cazafantasmas, en el que nos haremos cargo de una franquicia de la compañía de cazafantasmas. Así, partiremos con un presupuesto inicial para comprar equipamiento y una vez adquirido este, nos dispondremos a eliminar toda amenaza paranormal que amenace nuestra ciudad. Si no contamos con una cuenta (lo habitual), contaremos con $10.000 para comprar un coche, trampas, aspiradores de fantasmas o detectores de amenazas del Marshmallow, elemento que nos hará la vida más sencilla cada vez que aparezca éste monstruo, pero de precio prohibitivo. Mi consejo es coger el coche más económico, un par de trampas (para ahorrar viajes al cuartel para vaciarlas) y un aspirador para cazar fantasmas a la carrera. Duraréis más. Y durar más es bueno en cualquier ámbito de la vida...
¿A quién vais a llamar? Karaoke time!!!

Una vez comprado el equipamiento, comenzaremos a currar. En el plano de la ciudad veremos unos fantasmas amarillos que se dirigen al centro de la ciudad, y de vez en cuando un edificio que parpadeará en violeta o rojo, indicándonos que allí se ha avistado un fantasma. Deberemos dirigirnos a dicho edificio pasando a ser posible por alguno de los fantasmas. Entonces cambiará la vista a una cenital sobre nuestro coche y veremos pasar cerca a dichos fantasmas, momento en el que pulsaremos fuego para atraparlo. Al llegar al edificio, primero colocaremos la trampa, luego a nuestros cazafantasmas uno a cada lado del fantasma, pulsaremos fuego para que activen sus rayos y los moveremos para que acerquen a éste a nuestra tampa. Y cuando esté sobre la misma, pulsaremos fuego para atraparlo. Si fallamos o cruzamos los rayos (¡recordad la película!), se acercará a uno de nuestros empleados y lo "babeará" (incluso oiremos una voz digitalizada diciendo He slimed me!).
¡Fantasma cazado! No, no es el típico cuñado fanfarrón de palillo en boca whisky DYC en mano.

Cuando el nivel PK pase de 5.000, cada cierto tiempo aparecerá en nuestra ciudad el Marshmallow y destruirá algún edificio (lo que nos costará una multa), siempre que no contemos con el arma mencionada antes. Cada fantasma atrapado en un edificio incrementará nuestra cuenta corriente (en la esquina inferior derecha), siendo el objetivo final el de enfrentarnos al gigante Marshmallow en el edificio en que se halla Zuul cuando el nivel de energía PK (indicado a la izquierda) llegue a 10.000. Si vencemos, obtendremos un código que nos permitirá tener una cuenta más abultada en la siguiente partida.
¡Atrápame a ese fantasma! Mmmmm creo que esto es de otra peli, ¿no?

El juego tiene detalles muy buenos, como voces digitalizadas (Ghostbusters!), unos gráficos buenos para la época, un curioso y simpático karaoke en la intro para que cantemos la canción de la BSO, y sobre todo un desarrollo muy fiel al de la película, cosa que no era habitual en ciertas franquicias cinematográficas. Los efectos de sonido están bien escogidos, y la música... bueno, al principio hace gracia, pero al sonar en bucle acaba cansando. Eso sí, la dificultad es alta.
Babeado...

Resumiendo, un buen juego para la época que hace lo que tiene que hacer una franquicia: permitir que revivas una película como si fueras el protagonista. Como siempre, aquí tenéis más información, instrucciones y trucos, especialmente importantes en este juego.
El Marshmallow haciendo de las suyas...

Salu2, Paco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario