sábado, 8 de marzo de 2014

Creatures (Thalamus, 1990)

Creatures llegó a mis manos en 1993 gracias a mi proveedor habitual de software. En aquella época descubrí en un kiosco de las Ramblas de Barcelona la revista británica Commodore Format, me hice con un par de números de ella y comprobé que en el Reino Unido el C64 no estaba tan muerto como nos anunciaba aquí Micromanía, centrada casi exclusivamente en Amiga, Atari ST, PC y las nuevas consolas de 16 bits. Es cierto que los lanzamientos para C64 eran muy escasos, pero haberlos, los había. Así que un día le hice un pedido de juegos y le pedí que me pusiera algún diskette con juegos que me recomendara y que yo desconociera, y en uno de ellos me grabó esta joya, que al cargarlo por vez primera hizo que se me cayera la mandíbula como al protagonista de La Máscara.
¡Quiero mi Fuzzy Wuzzy! ¡Quiero mi Fuzzy Wuzzy! ¡Quiero mi Fuzzy Wuzzy!
Creatures es un juego de plataformas preciosista de ritmo pausado creado por los hermanos genios John (programación) y Steve Rowlands (gráficos y música) en el que el objetivo será rescatar a los secuestrados congéneres (Fuzzy Wuzzies) de Clyde Radcliffe, nuestro peludo protagonista, esquivando y aniquilando distintas formas de vida. Nuestro personaje puede saltar, disparar proyectiles de fuego a sus enemigos, pilotar una especie de zódiac de nenúfar y bucear. A medida que avanzamos podemos recoger unos bichejos que luego podremos cambiar por armas nuevas (disparos más potentes, con mayor alcance o con otros ángulos) en una tienda. Al terminar un nivel completo deberemos superar una pantalla de puzzle en la que "los malos" estarán torturando a un Fuzzy con alguna máquina diabólica que deberemos desajustar para poder pasar al nivel siguiente. 
Pantalla de presentación. ¿A que no os imaginábais que Creatures iba a ser unas siglas? ¿Eh? ¿Eh?

Nuestro personaje parte con 4 vidas y puede soportar 2 toques antes de morir, momento en que soltará un grito adornado con un bocadillo estilo cómic. El control es muy preciso y todo se realiza con el joystick: pulsando disparo y abajo, nos aparece una barra con todas las armas que podemos seleccionar, y si mantenemos pulsado el disparo unos segundos y luego soltamos, Clyde soltará una llamarada que chamuscará todo bicho chamuscable que tengamos delante. Hay que tener en cuenta que algunos de nuestros variados enemigos podrán ser destruidos y otros serán inmunes a nuestros disparos.
Clyde perdiendo una vida.

Todo en Creatures está cuidadísimo: los personajes tienen estilo de dibujos animados, los detallados y coloridos decorados parecen sacados de un cómic, la música es tremendamente pegadiza y su integración con los efectos muy original, el scroll es suave, los enemigos muy variados, los planos de fases, la tienda de armas, las pantallas de tortura, el control del personaje, etc. Es un juego que exprime de tal manera las capacidades del C64 que en algunos momentos, cuando tengamos muchos enemigos en pantalla (algunos escalados, eso sí), notaremos una ralentización de la acción y de la música, que se adapta a cada parte de la fase. La dificultad está bien ajustada, y un jugador nada avispado como yo se puede pegar bastante rato jugando antes de perder todas las vidas, aunque las pantallas de tortura pueden llegar a ser muy frustrantes.
Comer chile a veces tiene sus ventajas, ¡burrrrp!

Este juego tuvo una segunda parte consistente exclusivamente en puzzles estilo pantallas de tortura, que personalmente, no me gustó demasiado.
"Tengo de toooooodo, 3 bragas 2 euros, ¡me las quitan de las maaaaaaaanos!"

Resumiendo: uno de los mejores juegos para C64 bajo mi punto de vista, que roza la perfección en todos los aspectos. Recientemente un usuario de C64 ha convertido este juego y Mayhem In Monsterland al formato cartucho, lo podéis bajar aquí. Y como siempre, para más datos e instrucciones del juego (en inglés), pinchad aquí.
Creatures 2, consistente en varias pantallas como esta, se subtituló "Torture Trouble" por algo...

Salu2, Paco.

4 comentarios:

  1. Ambas partes son geniales y diferentes, Lástima que salieran tan tarde pero siguen siendo muy vigentes y totalmente jugables.

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo, a nivel técnico podían competir perfectamente con cualquier juego de sus consolas competidoras de 8 bits como NES o Master System.

    ResponderEliminar
  3. Enorme juego,es una pasada,de echo me lo estoy jugando ahora!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te guste, Edgar, ya verás como te enganchas!!!

    ResponderEliminar