lunes, 11 de noviembre de 2013

Mi material de Commodore 64

Aquí tenéis todo el hardware del C64 del que dispongo actualmente: 2 C64 (uno modelo antiguo y otro C64C), 2 fuentes de alimentación (la marrón antigua modificada por mi padre para evitar los problemas que traía de fábrica, y la negra más moderna), 3 datasettes (sólo 1 conserva su tapa y está rota), 1 unidad de disco 1541 y 1 joystick MHT Ingenieros. También tengo decenas de diskettes y cintas, pero de eso os hablaré en otro artículo.
Mis cacharritos commodoreros.
Aunque el primer modelo que tuve fue el C64 con forma de panera, el que poseo actualmente no es el mismo aparato: se averió a principios de los 90 y lo llevamos a reparar a Servicom, en Barcelona, pero allí , en lugar de repararlo, nos lo cambiaron por uno de segunda mano reparado por unas 13.000 ptas (unos 78€ de la época). El C64C lo obtuvimos de segunda mano por esa época cuando se averió el primero. Por desgracia, ninguno de los dos funciona correctamente. Recientemente los conecté a una TV moderna (algo un poco complicado al tener el C64 un conector AV bastante anticuado) y comprobé que lamentablemente ambos fallaban. 
La panera.
El joystick, para mi gusto, es el mejor que tuve: utiliza unos microinterruptores (distintos a los de las palancas arcade) para los botones y las direcciones, y si bien requerían de cierto mantenimiento periódico (limpiar en sus contactos una especie de óxido que se formaba), era muy robusto y duraba más que los basados en interruptores de "chapilla" cóncava que se rompían al cabo de unos meses de uso. Me gustó tanto que luego tuve un modelo similar para PC, pero las calibraciones daban muchos dolores de cabeza...
La de goles marcados y marcianos desintegrados que ha visto este joystick...
Los datasettes 1530 tiene todos el tornillo de azimut más sobado que una portada del Barbarian. Los usuarios de C64 recordarán que en ocasiones había que cambiar la altura del cabezal para que pudiera cargar cintas con juegos de procedencia incierta. Luego había que dejarlo en su sitio para que cargaran las cintas originales y aquí venían los problemas, ya que nunca quedaba igual que de fábrica y había que estar calibrándolo frecuentemente. La unidad 1541 también sufrió algún que otro ajuste, como lubricación con vaselina del brazo del cabezal (mi padre lo tuvo que hacer alguna que otra vez).
Oh azimut, ¡ramero despiadado!
Es una lástima que ya no pueda usar este material en la actualidad, aunque por fortuna existen los emuladores que, si bien no proporcionan al 100% la experiencia de usar un C64, se acercan bastante, y en varios aspectos la mejoran con ventajas como aceleración de cargas de juegos, paletas de colores personalizadas, snapshots, etc.


Salu2, Paco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario